Recetas

Paté vegano de calabacín, un snack sano y ligero

El calabacín es la verdura ideal para la mayoría de dietas, ya que su bajo contenido en grasa y calorías, y su alto contenido en minerales, vitaminas y nutrientes lo convierten en un gran alimento.

Aunque puede encontrarse todo el año, el calabacín es una verdura de verano, así que durante los próximos meses, la calidad de los calabacines autóctonos va a ser óptima para su consumo. En La Cistella Saludable nos encargamos de traerte las frutas y verduras de la mejor calidad a tu hogar. 

Por sus nutrientes y propiedades, a parte de ser una verdura muy indicada en las dietas para perder peso, el calabacín puede ser beneficioso para muchos otros aspectos de nuestra salud. Ayuda a controlar el colesterol y la presión, y disminuye el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares gracias a su alto contenido en potasio. 

El calabacín también  es bueno para la vista, ya que es rico en nutrientes como la luteína y la zeaxantina, que ayudan a proteger los ojos del impacto de los rayos solares, y también de la degeneración macular. 

El calabacín puede utilizarse en todo tipo de recetas, pero en este artículo hemos querido compartir una receta distinta e ideal para preparar un snack sano, sabroso y totalmente adecuado para la mayoría de dietas, ya que es vegano, por lo tanto no contiene lácteos, ni tampoco gluten. 

PATÉ VEGANO DE CALABACÍN

Ingredientes

  • 2 Calabacines
  • 1 Cebolla
  • 1 Cucharada de aceite de oliva
  • 2 Cucharadas de zumo de limón
  • 1 Pizca de ajo en polvo
  • 2 Cucharadas de Tahín (pasta de sésamo)
  • Sal

Preparación

Pelar y cortar la cebolla en mirepoix (dados pequeños) y ponerla en una sartén a fuego lento sin aceite, solo con una pizca de sal. Mientras se va haciendo, poco a poco, pelar y cortar el calabacín del mismo modo, y añadirlo a la sartén cuando la cebolla empiece a transparentar. 

Después de sazonar el calabacín, dejar cocinar la mezcla a fuego lento unos 15 minutos más. Una vez el calabacín esté hecho, retirar del fuego y dejar enfriar. Si detectamos un exceso de líquido, podemos pasar la mezcla por un colador para eliminar el exceso de agua.

Pasar la mezcla a un bol y añadir el aceite, el zumo de limón, el ajo y el tahín, y lo trituramos todo con un brazo batidor. Rectificar de sal y ya está listo para servir, acompañado con palitos de zanahoria o chips de plátano para dipear o con tostadas. También se puede aliñar con pimentón, semillas de sésamo y un chorro de aceite de oliva.